Conciertos: Peter Murphy y David J en el Diana. Una crónica a dos voces

[David Rangel, Beto Sigala]

David Rangel: Peter Murphy y David J regresaron a la ciudad de Guadalajara, a nueve meses de su presentación en Roxy Fest en abril del 2017. Aquella primera presentación de la celebración de rubí de la banda, fue memorable por la actuación de dos de los gothfathers, a plena luz del día y siendo interrumpidos mientras hacían su homenaje a Bowie con “Ziggy Stardust”, teniendo que finalizar su set sin sonido y sin pausar un ápice los movimientos en el escenario. Ese ligero mal sabor de boca tenía que ser subsanado, y por ello la cita de enero tenía un ligero sabor a revancha musical, en un ambiente más propicio y en el que el tiempo no limitaría la actuación, y fluiría dentro los cauces del setlist programado. La continuación de la extensa celebración tiene como propósito revisitar el debut de la banda, el seminal ‘In the Flat Field’ de 1980 , más varios clásicos Bauhaus.

Hace ya cuarenta años que se publicó el álbum , y lejos de perderse en los archivos de la historia del postpunk , sigue teniendo influencia y capacidad de convocatoria. Y tal fue el caso en el Teatro Diana, en el que se dieron cita muchas caras conocidas que han permanecido fieles a través de los años en su gusto por la música oscura, así como otros más jóvenes e incluso algunos niños acompañando a sus góticos padres. La afluencia parecía escasa una hora antes de la cita, como si la asistencia al Roxy Fest hubiera saciado la sed de los fanáticos. Tal impresión fue disipándose lentamente, el público decidió unirse a la celebración al filo de las diez de la noche, llenado el recinto, si bien no a toda su capacidad. Muchos de los asistentes ya habían visto al cuarteto original, o Peter Murphy múltiples veces, pero cuando se trata de este último bajo el cobijo de Bauhaus, ofrece un espectáculo calculado, Murphy toma un disfraz, en ese sentido es un alumno destacado de Bowie. La muestra es ver sus movimientos apenas inicia “Double Dare”, el cantante repite los ademanes de sus primeros años, exactamente igual, la voz se encuentra casi intacta, solo añadiendo los matices que otorga la edad.

David J, un poco menos impasible que la vez anterior, se mueve un poco más que en la cita anterior, parece más cómodo, lentamente se va acoplando en la dinámica de las canciones. En la guitarra, Marc Slutsky , hace las veces de Daniel Ash, imitando casi por completo el sonido original de la banda. En el fondo, John Andrews hace un trabajo análogo en la batería, tocando con firmeza y precisión las notas originales. La velada continuó con ‘In the Flat Field’, en la misma fuerza sonora de antaño, pero ahora en cuerpos de mayor edad. El público se mostró receptivo principalmente pero con momentos de efusión que brotaron mayoritariamente en la segunda parte del concierto. Los músicos se veían cómodos en el escenario, el sonido estaba en su punto.

El inicio del segundo set, el de los clásicos, con los temas de mayor resonancia en los fanáticos, provocó mayor reacción en un público contenido en la primera parte . De los conjuros de “King Volcano” y “Kingdom´s Coming” , a la aspereza de “Burning from the Inside”, que nos recordaba aquella ruptura de la banda en los ochenta, que se consumió por la explosiva química de los músicos. La enigmática “Silent Edges”, más “Bela Lugosi´s Dead” y su largo trance despertaron los sentimientos vampíricos y nocturnos. “She´s is in Parties” , “Adrenalin” y “ Kick in the Eye” fueron el pretexto para esa forma peculiar de gothdance, fueron coreadas y vitoreadas. Alguno comentó que hizo falta espacio para brincar y bailar, tal vez así fue. Una última ráfaga de furia y angustia juvenil vino con “Dark Entries” para cerrar y dar un respiro para el primer encore. “The Three Shadows” y el cover de Dead Can Dance “Severance” fueron cortes reflexivos y mesmerizantes para despedirse del escenario y regresar a saldar la deuda del año anterior con “Ziggy Stardust” . La mitad de Bauhaus daba guiños a Bowie que estaba en todas partes y simultáneamente en ninguna, impregnando de nostalgia y alegría la velada. Al final, no importa cuántas veces se los vea en el escenario, mismos ademanes y mismos temas, la esencia de agrupaciones de tal calibre, tienen el poder de llevarnos lo más cercano a aquellas- ya lejanas e idealizadas- ocasiones en que los sonidos oscuros nos sedujeron por primera vez y su embrujo continua.

 

Beto Sigala: Una larga fila de atuendos con ausencia de color avanzaba de manera rápida por la banqueta del Teatro Diana, y la noche era tan templada como si el invierno estuviera agonizando en la casi eterna primavera tapatía. Aún así, en el compendio de pasajes nocturnos de esta ciudad, los asistentes aguardaban a otra aparición del “Padrino” y quizás la figura más simbólica de un movimiento artístico que ya cumplió cuarenta años y camina con renovados bríos entre los mortales e inmortales. Peter Murphy no siempre es ejemplo de lo políticamente correcto, tal como en su último episodio dedicado al morbo de las redes sociales, y no obstante, ese señor de sesenta años siempre encuentra la forma de alejarse de polémicas hablando con la obra que comparte con sus tres cómplices de Bauhaus, y que hoy es una fuerza global, una inspiración para los millones de siniestros que habiten el planeta.

El Diana, después de más de una década de presenciar a los Bauhaus en sus últimos suspiros de comunión, albergó de nuevo a un Murphy ataviado con algo de “glitter” y haciéndose acompañar sólo por David J con su interpretación única del bajo, para ejecutar ‘In The Flat Field’ y otros temas clásicos de Bauhaus. Al punto de las diez de la noche, arrancó la verbena de los oscuros de la Guadalajara gótica que a pesar de sus mesurados intentos por el júbilo como público de conciertos, no pudo contenerse con la explosión de “Double Dare”, el triunfo literario y musical de una canción como “In The Flat Field”, o el fulgor sónico del estribillo en un instante como “God In an Alcove”. Así, tema tras tema con un Peter Murphy que se apreciaba relajado, con el ímpetu de un hidalgo, y que aprovechaba el interés del público del Diana para recibir algo de amor y mucha admiración que conectaba desdibujando la apatía.

Luego de celebrar con energía y rendirle tributo a “In The Flat Field”, también Murphy y David J terminaron con el ansia de los fans en una versión complaciente y precisa de “Bela Lugosi’s Dead”(undead, undead, undead), que sonó tal y como si este tema fuera el pináculo y quizás el mayor emblema sonoro de todo la corriente artística del postpunk. El vibrato en el bajo de David J es una llamada de ultratumba, y en la noche del sábado se sintió como un himno que se aferra a la vitalidad después de tantos años y generaciones.

En un ámbito muy personal para mi, “Kick In the Eye” y “Passion of Lovers” fueron dos pasajes de mucha nostalgia sólo superados por el dub de “She’s in Parties” y ese recordatorio del momento singular del ‘Burning from the inside’ y el preludio de la ruptura casi definitiva de Bauhaus.

Muchos de los que estaban en el teatro, aprovecharon el primer encore para darse una pausa y salir , mientras sonaba “Severance” de una forma intimista. Después en el segundo encore, ya con los ánimos en el techo y las fibras sensibles a lo que significa Bauhaus de manera intrínseca para cada uno de sus seguidores, todo terminó de forma cósmica con la interpretación de “Ziggy Stardust” como un recordatorio de que el mismísimo Bowie, habita alguna nereida lejana y nos sigue enviando ondas sonoras a través del espacio como una prueba de su existencia.

En un momento de odio cibernético, histeria e ignorancia colectiva, la música de Bauhaus suena como una medicina, su visión del arte se impone más allá de los géneros musicales y sus canciones provocan que el postpunk esté tan vivo como el primer día. “Thank you Guadalajara, you were beautiful tonight”.

Peter Murphy lanzará un box set con su primeros discos como solista

31950220_1623967894335770_8205216070441631744_n.jpg

Después de la disolución de Bauhaus en 1983, Peter Murphy formó junto con el bajista de Japan Mick Karn, el proyecto Dali’s Car que aunque generó mucha expectativa nunca pudo lograr lo que se pretendía y al final fue considerado un fracaso de ventas. La experiencia con Dali’s Car  fue lo que motivó a Murphy a lanzarse en solitario y ahora cuenta ya con diez disco de estudio en su carrera. Recientemente lo vimos en la celebración de los cuarenta años de Bauhaus alternando junto David J en el Roxy Fest en Guadalajara, México. Ahora este músico británico ha anunciado el lanzamiento de un box set de 5 discos que incluyen sus cinco primeros álbumes con su proyecto personal.

Esta intensa recopilación incluye las placas de Should The World Fail to Fall Apart/Love Hysteria/Deep/Holy Smoke  y Cascade, y en su contenido encapsula los primeros diez años, que sin duda comercialmente hablando, fueron los momentos más álgidos en su creación como solista. El box set lleva por título “Peter Murphy – 5 Albums” y tiene fecha de lanzamiento para el 22 de junio.

Cada álbum incluye muchos bonus tracks en los que van implícitas rarezas, lados B y grabaciones de algunos demos de canciones, además de varios remixes. Peter Murphy a la par de este lanzamiento estará finalmente materializando su residencia en ‘The Chapel’ de San Francisco donde alternará el performance de sus primeros discos con los shows dedicados al aniversario de Bauhaus.

Estos son los tracks del box set PETER MURPHY – 5 ALBUMS
SHOULD THE WORLD FAIL TO FALL APART
LOVE HYSTERIA
DEEP
HOLY SMOKE
CASCADE

Peter Murphy y Davidson J en el Roxyfest : el fino arte de oscurecer una tarde soleada

Roxy Fest 2018, Peter Murphy y David J celebrando el 40 anversario de Bauhaus
Fotografía: Diego Rodríguez

[Por David Rangel]

Peter Murphy regresó a la ciudad de Guadalajara en el marco del Roxyfest 2018 , y lo hizo con un motivo especial: el aniversario de la legendaria agrupación Bauhaus. Para la ocasión de gala, incluyó al bajista David J, miembro original del cuarteto para ofrecer un set en el que se dio un breve repaso a la carrera de una de las bandas más influyentes de la música alternativa y oscura. Pasaron diez años desde la última reunión, que tuvo como fruto Go Away White , grabación que fue el testamento de Bauhaus para el siglo XXI , y que por disputas internas no se concretó la gira planeada para promocionar el disco.
La alineación original se encuentra escindida en Poptone con Daniel Ash y Kevin Haskins, y por otra parte Peter Murphy y David J en solitario. Estos últimos decidieron reunirse para la celebrar la fundación del intermitente cuarteto, que entre resurrecciones y desencuentros entre sus miembros originales, siguen vigentes en el gusto del público en cualquiera de sus encarnaciones. Tal ocasión se antojaba imprescindible para sus seguidores.
La participación de David J y Murphy fue extrañamente agendada a las 5:50 de la tarde, horario inusual para el género musical y el peso del espectáculo que se presentaría. Tal vez una falta de conocimiento o de sensibilidad llevó a los organizadores a tomar esa mala decisión. La afirmación anterior va acompañada de una verdad de Perogrullo: son cuarenta años de trayectoria, que todo mundo sabe, significan bastante y más tratándose de una banda de culto del tamaño de Bauhaus. Con un poco de consideración, debió asignarse un set de hora y media, y entre los lugares estelares, que si bien son dos estilos diferentes, su papel debía compararse al lugar que se le asignó a Morrissey en la edición pasada del festival. Hasta el momento la presentación en nuestra ciudad era la única fecha para América Latina.
Un par de horas antes de lo programado ya había gente esperando en primera línea, muchos de ellos identificables por la vestimenta de riguroso negro en medio de una multitud policromática . Alrededor de las 5:53 los uruguayos Cuarteto de Nos cerraban sus presentación, excediéndose al menos tres minutos de su tiempo asignado, lo cual demoró un poco más la salida de David J y Murphy, que necesitaron un par de minutos más para comenzar. Con un sol inclemente de fondo, los músicos aparecieron en el escenario ante los gritos de los fanáticos y los curiosos congregados. Un público que se diferenciaba claramente por la apariencia y la edad: por una parte adultos con playeras de Joy Division, Christian Death, Bauhaus o simplemente vestidos de negro , y en contraparte grupos heterogéneos de veinteañeros que se acercaron a ver la propuesta para conocerla.
El concierto dio inicio con “Double Dare” ante el entusiasmo de los asistentes. Murphy con bigote y barba cana- como especie de Quijote oscuro -salió sonriente al escenario. Han pasado cuatro décadas y con ello se ha acentuado el aplomo de su presencia. Atrás quedaron los despliegues de furia y energía de los años ochenta, ahora en la madurez, hay sobriedad, la teatralidad de antaño y un dominio escénico brutal, que conserva la esencia de sus primeros años. Por otro lado, David J, siempre impasible en el fondo, discreto pero contundente, hizo sonar su bajo impecable. En la guitarra, Marc Slutsky , suple la ausencia de Daniel Ash sin mayores problemas reproduciendo los sonidos de su creador. En la batería, John Andrews , hace lo propio sirviendo de apoyo a David J con un sonido potente .

Double Dare- Peter Murphy Feat. David J. Roxyfest 2018

Después de la primera ovación, el set continuó enérgicamente con “In the Flat Field”, para calmar la adrenalina con “God in an Alcove” y en elevar el tono una vez más con “Silent Hedges”. Un cambió de humor radical y estilo se dio con el lado B “Boys” y “Kick in the Eye” , tema con el que algunos asistentes bailaron al ritmo funk gótico. El baile dio paso a la euforia con “The Passion of Lovers” y el himno “Bela Lugosi´s Dead” que fue sonoramente aplaudido.

Bela Lugosi´s dead- Peter Murphy Feat. David J. Roxyfest 2018. Guadalajara, México.

Sin dejar caer los ánimos “Stigmata Martyr” y la potencia de “Dark Entries” fueron parte de la meseta del concierto y con ello los músicos se despedían, el guitarrista iniciaba los acordes de “Ziggy Stardust”, David J soltaba el bajo mientras uno de los organizadores hacía señas que indicaban que cortarían el sonido. Lo anterior no les importó, al principio confundidos, pero retomando rápidamente la canción, continuaron rindiendo tributo a Bowie sin sonido, con la música de Erasure a tope, y con una estruendosa ovación del público ante la actitud y profesionalismo de los músicos. Una mezcla de disgusto y alegría quedaba al final. Sin embargo la actuación fue más grande que el sinsabor. Poco a poco la gente se dispersaba del escenario Jack Daniels, aunque aún famélicos de sonoridades siniestras. La oscuridad que Bauhaus proyectó, aún bajo un intenso sol, se disipaba lentamente para dar paso al arcoíris de Andy Bell y Vince Clark.

31179919_10155461899782653_473085725621878784_n
Fotografía: Diego Rodríguez

Peter Murphy y David J en el Roxy Fest.

flat,750x1000,075,t.u1Durante el 2017 Peter Murphy estuvo haciendo una residencia en la ciudad de San Francisco junto a su excompañero de Bauhaus, David J. De esa serie de conciertos en la ciudad californiana se ligaron algunos shows en diversos estados de la Unión Americana. Desde hace meses se especuló fuertemente sobre una reunión de todos los miembros originales de Bauhaus con motivo de la celebración del cuarenta aniversario de la banda más icónica del movimiento postpunk, pero la divergencia de tiempos entre Poptone (actualmente en gira) y los otros dos involucrados siguen siendo una barrera para la reformación de Bauhaus.

 

Ciertamente una reunión de esta agrupación hubiese sido un motivo de júbilo no sólo en la comunidad gótica del mundo sino también en todos aquellos que le rinden un alto culto a Bauhaus por su enorme visión sobre la música que ejecutaron juntos en un periodo muy corto. Aunque Go Away White sigue siendo un perfecto testamento que le da cierre al legado de esta banda, siempre es una aspiración verlos reunidos en una gira o haciendo nueva música.

Desafortunadamente tendremos que seguir esperando a que los cuatro miembros vuelvan a comulgar en ideas. Sin embargo de una manera providencial para los aferrados fanáticos del estilo postpunk, https://www.facebook.com/RoxyFestGdl/ Roxy Fest, como prometieron desde que dieron a conocer el cartel de su festival, revelarían un último invitado de mucho prestigio y cumpliendo a la expectativa que generaron, hoy dieron a conocer de forma oficial la incursión de Peter Murphy acompañado de David J en el bajo como otro de los headliners del Roxy Fest y dándole aún más relevancia a este festival con la celebración del cuadragésimo aniversario de Bauhaus.

Ya vimos a Poptone en una forma inverosímil, y ahora, durante el mes de abril Guadalajara vibrará con la presencia de la otra mitad de Bauhaus.

http://www.festivalroxygdl.com/