Despedirse con la esperanza de algo mejor: I Can Fly y su más reciente EP

[Por Beto Sigala]

“Oceans Beyond Earth es una metáfora, de una despedida triste pero con la esperanza de algo mejor más allá de la bruma”

Para el que escribe esto, la corriente de lo que llamamos rock nacional, no podría ser más anodina que la de ahora. Para nuestra fortuna, el underground siempre tiene demostraciones de vitalidad y motivaciones únicas. He sido testigo lejano del crecimiento de una banda como I Can Fly, que ha dado un paso muy firme con su más reciente EP “Oceans Beyond Earth”; un esfuerzo independiente que los miembros de esta banda han sorteado en un ambiente hostil como casi siempre es el medio mexicano para los proyectos jóvenes. Esta banda ha dirigido su inspiración a esto que llamamos post-punk revival, ese término que casi siempre es impreciso, pero que engloba a muchas identidades y sonidos actuales. El caso de I Can Fly, es el de un EP sólido, con un sonido cada vez más refinado y una grabación impecable que vale la pena no pasar por alto. Es siempre una fortuna intercambiar ideas con músicos, en este caso fue el turno de platicar a distancia con esta banda que nos comparte el esfuerzo de su disco y su visión de la autogestión en estos días.

31693184_1308006309331079_7377277179001831424_n

B.S.: Puedo imaginar que ‘Oceans Beyond Earth’, significa todo un esfuerzo de ir saltando obstáculos como cualquier banda independiente. ¿Para ustedes qué representa este nuevo EP a nivel de esfuerzo y de la forma en que hacen su música?

I Can Fly: Pensamos que “Oceans Beyond Earth” es reflejo de un esfuerzo como banda totalmente independiente, pues detrás de esta producción hay un sinfín de retos y logros que hemos padecido a lo largo de 3 años, tanto a nivel de gestión y producción como a nivel creativo. Creemos que ser una banda independiente representa un gran desafío, pues los obstáculos que se nos presentan son muy diversos, pero de igual forma apreciamos la libertad musical e ideológica que nos brinda esta misma independencia. De esta manera ha surgido “Oceans Beyond Earth”, de la libertad musical nacida de la austeridad que representa ser una banda independiente.

B.S.: Últimamente el LP ya no es la mejor opción para muchos proyectos actuales. ¿Planean hacer un larga duración, o se sienten bien con los sencillos y los EP

I Can Fly: Estamos totalmente conscientes de la fugacidad de las cosas en el tiempo presente y de la forma en cómo se consume hoy la música. Ciertamente ya no existe la paciencia y el viejo hábito de escuchar un disco completo, en ese sentido nos sentimos cómodos con los dos EPs con los que contamos pues creemos que es más digerible, ameno y directo para el posible público que logre escucharnos. Sin embargo no descartamos la idea de una producción de larga duración, pues como músicos sería un proyecto que nos complacería mucho abordar y en el cual podríamos desarrollar ideas musicales y temáticas que hasta el momento son tentativas para futuras composiciones.

B.S.: Siempre es muy difícil hablar del hilo negro en la creación artística, pero creo que ustedes han logrado establecer su identidad con “Oceans Beyond Earth” ¿Para ustedes qué es lo más importante que se ha plasmado en este EP?

I Can Fly: Un concepto base, sin duda. “Oceans Beyond Earth” es un EP que se pensó y se desarrolló bajo la premisa de la exploración espacial, pero a medida que íbamos componiendo, fuimos descubriendo cosas más hondas y de carácter más humano que orbitaban esta temática, como la incertidumbre por lo desconocido, la esperanza que representa aventurarse en busca de cosas nuevas o la melancolía de una despedida definitiva. Para nosotros fue también una exploración, quisimos reflejar musicalmente esas emociones implementando recursos distintos al anterior EP, añadiendo instrumentos que no habíamos usado antes, generando atmósferas distintas y usando letras más especializadas en la melancolía con destellos de añoranza. Consideramos que “Oceans Beyond Earth” es una metáfora, de una despedida triste pero con la esperanza de algo mejor más allá de la bruma de lo desconocido. Eso es, quizá, lo más importante que pudimos haber plasmado en esta producción.

B.S.: Las nuevas tecnologías han favorecido a este revival del post-punk o a cualquier cosa que llamemos música alternativa. ¿Cúal es su opinión de este nuevo mundo y de sus posibilidades?

I Can Fly: Pensamos que las tecnologías han favorecido sustancialmente la difusión de la música y han acercado a la gente a un nivel más personal a las bandas, lo cual nos parece genial. También creemos que las nuevas tecnologías han cambiado radicalmente la forma de consumo musical, hoy es prácticamente gratis escuchar música, mientras se cuente con una conexión en internet, de tal forma que la música es devorada rápidamente haciendo que pase a segundo plano poco tiempo después. Sin embargo tenemos la certeza, como músicos de estos tiempos, de que tenemos la obligación de adaptarnos y aprovechar todos los recursos y posibilidades que nos brindan las nuevas tecnologías para desarrollar y difundir lo que hacemos en I Can Fly.

B.S.: ¿Cómo es la escena en la que se desenvuelve I Can Fly, es colaborativa, es de intrigas, cómo gestionan sus tocadas y los esfuerzos colectivos?

I Can Fly: La escena en la que nos desenvolvemos es bastante variada, una noche podemos estar tocando en uno de los lugares más underground de la ciudad, y al siguiente fin en un bar más popular. En este sentido, las bandas con las que alternamos también varían. Creemos que más allá del género, la colaboración o la intriga, dependen de las personas que integran los colectivos o bandas; evidentemente hay personas que aportan para bien y para mal en todos los contextos. La gestión de la banda es totalmente propia, nos encargamos desde el catering, hasta el backline en cada evento. Nos sentimos muy cómodos trabajando de esta manera porque aún no hemos encontrado a una persona que pueda encargarse de ello y que sintamos parte de I Can Fly.

B.S.: ¿Cuáles son los planes a corto plazo para la banda?

I Can Fly: Salir a promocionar “Oceans Beyond Earth” todos los lugares que nos sea posible, está es quizá la mejor parte de tener un material nuevo pues disfrutamos todo la experiencia de salir, conocer nuevas personas y lugares, pero sobre todo disfrutamos muchísimo poder tocar en vivo. Ese es nuestro plan más inmediato y terminando esta promoción del EP seguramente estaremos trabajando en un material nuevo con un propuesta nueva.

 

Los océanos más allá de la tierra de ‘I Can Fly’

10996310_650101935121523_8142400639222060278_n

Siempre en los foros tenemos esa intensa fijación de hacer elaboradas discusiones bizantinas sobre lo que es o no es realmente Post punk. La biblia de este estilo “Romper Todo y Empezar de Nuevo” de simon Reynolds es a veces más flexible en sus cánones sobre el género que los mismos seguidores de Siouxsie, Joy Division o PIL y si hablamos de los revival de la década anterior y los de los últimos años, los parámetros son aún más crípticos. Todo esto no ha impedido que las nuevas generaciones de músicos se decanten por revivir ese enorme pasado, ya sea en Londres o en Ecatepunk; el Post punk o cualquier cosa que se le parezca sigue siendo un motor bien aceitado que inspira a crear, a hacer música.

Todo esto nos lleva al Valle de México y en específico al caso que hoy nos sedujo con la música profunda de I Can Fly, una agrupación que a pesar de su formación que se remonta a tan sólo unos años atrás, tiene el vigor de este estilo y lleva la bandera de la oscuridad bien puesta, con un sonido perfectamente ubicado y composiciones en español e inglés que nos reafirman el arraigo global del ‘pos..punk’ (lease con acento chilango).

Su EP homónimo de 2015 tiene cualidades que los han hecho persistir e ir encontrando cada vez más seguidores tanto de su acto en vivo como de sus grabaciones. En su música, desde sus inicios se siente un buen balance entre fuerza y melodía. Durante el 2017 I Can Fly lanzó su sencillo ‘Atlas’, ahora incluido en el disco recopilatorio We Are One: Dark Wave, Vol, 1., en donde han sido considerados dentro de una escena de artistas con intereses similares como Hoffen, Red Ulalume y Sunnset entre otras; siendo esto un indicador de que en el subterráneo de la capital, el movimiento relacionado con la música siniestra goza de buena salud.

El track ‘Atlas’ es una muy buena pieza, sobre todo porque demuestra el crecimiento que ha tenido esta banda a lo largo de su historia. I Can Fly ya está trabajando en su nuevo EP Oceans Beyond Earth que verá la luz en los próximos meses y  será un paso fundamental para consolidar este proyecto.

I can Fly compartirá el escenario del Gato Calavera de la CDMX el próximo 19 de mayo con la banda italiana Japan Suicide, quienes visitan por primera vez nuestro país para presentar su nuevo material Santa Sangre.