UTRO en una noche futbolera

movi0008-avi-e1524767559205.jpg

Para el que lo dude, el post punk es una fuerza global que respira y se transforma, que en cada país y en cada continente el fenómeno se presenta con rostros diferentes e interpretaciones similares, mas nunca iguales. Rusia no puede ser la excepción y hablar de este país es referirse adecuadamente a Motorama como uno de sus más grandes exponentes. Es sólo rock n’ roll, a veces más duro, o suave y melódico , a veces acariciando al punk, o absorbiendo tonos oscuros, pero siempre persiste ahí una fuerte línea de bajo, y riffs distorsionado, y la estructura persistente que se amplifica o  se reduce dependiendo de quién lo toque.

Motorama es esto, así como UTRO es esto, y los mismos músicos expanden sus límites y explotan su estilo para sonar igual, pero diferente.

La noche del 25 de abril, Guadalajara se entretenía con una final de futbol -una de tantas que se juegan en el calendario- mientras una parte de esta alocada y trágica ciudad se refugiaba en el C3 Roof Top para escuchar la voz en un vibrato agudo constante por parte de Vladislav Parshin, un tipo cool, un cerebro, un frío ejecutor que comandó su trío durante más de una hora cantando en su lengua natal, sin que esto fuera un impedimento para disfrutar de una música emocional llena de contrastes.

Todo el recital fue un instante aislado de la locura de afuera, porque en el escenario, había tanta y tan buena música para colmar los oídos y acercarse mediante el lenguaje de las notas a una banda tan distante, que ese día, entre las diez y las once de la noche fue tan cercana y querida, como si fuese una agrupación longeva de esta ciudad.

Cualquiera de los que hayan asistido al C3, no me dejarán mentir que el momento más álgido fue “Bane”, un shock en la memoria, la estampa más áspera con la que quiero recordar a UTRO en mis vagos pasajes.

UTRO es una nube sensorial que demuestra que el post punk está vivo, es un Frankenstein, pero ¡está vivo!.

 

 

Peter Murphy y Davidson J en el Roxyfest : el fino arte de oscurecer una tarde soleada

Roxy Fest 2018, Peter Murphy y David J celebrando el 40 anversario de Bauhaus
Fotografía: Diego Rodríguez

[Por David Rangel]

Peter Murphy regresó a la ciudad de Guadalajara en el marco del Roxyfest 2018 , y lo hizo con un motivo especial: el aniversario de la legendaria agrupación Bauhaus. Para la ocasión de gala, incluyó al bajista David J, miembro original del cuarteto para ofrecer un set en el que se dio un breve repaso a la carrera de una de las bandas más influyentes de la música alternativa y oscura. Pasaron diez años desde la última reunión, que tuvo como fruto Go Away White , grabación que fue el testamento de Bauhaus para el siglo XXI , y que por disputas internas no se concretó la gira planeada para promocionar el disco.
La alineación original se encuentra escindida en Poptone con Daniel Ash y Kevin Haskins, y por otra parte Peter Murphy y David J en solitario. Estos últimos decidieron reunirse para la celebrar la fundación del intermitente cuarteto, que entre resurrecciones y desencuentros entre sus miembros originales, siguen vigentes en el gusto del público en cualquiera de sus encarnaciones. Tal ocasión se antojaba imprescindible para sus seguidores.
La participación de David J y Murphy fue extrañamente agendada a las 5:50 de la tarde, horario inusual para el género musical y el peso del espectáculo que se presentaría. Tal vez una falta de conocimiento o de sensibilidad llevó a los organizadores a tomar esa mala decisión. La afirmación anterior va acompañada de una verdad de Perogrullo: son cuarenta años de trayectoria, que todo mundo sabe, significan bastante y más tratándose de una banda de culto del tamaño de Bauhaus. Con un poco de consideración, debió asignarse un set de hora y media, y entre los lugares estelares, que si bien son dos estilos diferentes, su papel debía compararse al lugar que se le asignó a Morrissey en la edición pasada del festival. Hasta el momento la presentación en nuestra ciudad era la única fecha para América Latina.
Un par de horas antes de lo programado ya había gente esperando en primera línea, muchos de ellos identificables por la vestimenta de riguroso negro en medio de una multitud policromática . Alrededor de las 5:53 los uruguayos Cuarteto de Nos cerraban sus presentación, excediéndose al menos tres minutos de su tiempo asignado, lo cual demoró un poco más la salida de David J y Murphy, que necesitaron un par de minutos más para comenzar. Con un sol inclemente de fondo, los músicos aparecieron en el escenario ante los gritos de los fanáticos y los curiosos congregados. Un público que se diferenciaba claramente por la apariencia y la edad: por una parte adultos con playeras de Joy Division, Christian Death, Bauhaus o simplemente vestidos de negro , y en contraparte grupos heterogéneos de veinteañeros que se acercaron a ver la propuesta para conocerla.
El concierto dio inicio con “Double Dare” ante el entusiasmo de los asistentes. Murphy con bigote y barba cana- como especie de Quijote oscuro -salió sonriente al escenario. Han pasado cuatro décadas y con ello se ha acentuado el aplomo de su presencia. Atrás quedaron los despliegues de furia y energía de los años ochenta, ahora en la madurez, hay sobriedad, la teatralidad de antaño y un dominio escénico brutal, que conserva la esencia de sus primeros años. Por otro lado, David J, siempre impasible en el fondo, discreto pero contundente, hizo sonar su bajo impecable. En la guitarra, Marc Slutsky , suple la ausencia de Daniel Ash sin mayores problemas reproduciendo los sonidos de su creador. En la batería, John Andrews , hace lo propio sirviendo de apoyo a David J con un sonido potente .

Double Dare- Peter Murphy Feat. David J. Roxyfest 2018

Después de la primera ovación, el set continuó enérgicamente con “In the Flat Field”, para calmar la adrenalina con “God in an Alcove” y en elevar el tono una vez más con “Silent Hedges”. Un cambió de humor radical y estilo se dio con el lado B “Boys” y “Kick in the Eye” , tema con el que algunos asistentes bailaron al ritmo funk gótico. El baile dio paso a la euforia con “The Passion of Lovers” y el himno “Bela Lugosi´s Dead” que fue sonoramente aplaudido.

Bela Lugosi´s dead- Peter Murphy Feat. David J. Roxyfest 2018. Guadalajara, México.

Sin dejar caer los ánimos “Stigmata Martyr” y la potencia de “Dark Entries” fueron parte de la meseta del concierto y con ello los músicos se despedían, el guitarrista iniciaba los acordes de “Ziggy Stardust”, David J soltaba el bajo mientras uno de los organizadores hacía señas que indicaban que cortarían el sonido. Lo anterior no les importó, al principio confundidos, pero retomando rápidamente la canción, continuaron rindiendo tributo a Bowie sin sonido, con la música de Erasure a tope, y con una estruendosa ovación del público ante la actitud y profesionalismo de los músicos. Una mezcla de disgusto y alegría quedaba al final. Sin embargo la actuación fue más grande que el sinsabor. Poco a poco la gente se dispersaba del escenario Jack Daniels, aunque aún famélicos de sonoridades siniestras. La oscuridad que Bauhaus proyectó, aún bajo un intenso sol, se disipaba lentamente para dar paso al arcoíris de Andy Bell y Vince Clark.

31179919_10155461899782653_473085725621878784_n
Fotografía: Diego Rodríguez

Death Bells lanza la edición europea de su LP debut

‘Standing At The Edge Of The World‘ fue el poderoso debut del proyecto australiano del post punk Death Bells que contagió a muchos con su orientación suave, melódica y en muchos episodios romántica. Tal ha sido la buena respuesta de este álbum que ahora, Avant! Records ha anunciado la edición europea del este disco debut de Death Bells.
El material de esta banda ha sido muy comentado porque refleja bien la música bien elaborada de esta banda asentada en Sidney que equilibra de muy manera el sonido dreampop con toques agudos de post punk y algo de identidad del país austral. Por momentos suenan a las primeras bandas de rock alternativo de los ochenta, pero si uno continúa en la inmersión de su música, el resultado final es un agradable paseo por estos estilos reinterpretados por músicos muy jóvenes que aportan su toque de actualidad.
El rock enérgico de Death Bells nos ha quedado bien explicado en una canción como Nothing Changes.

 

El próximo 30 de abril será lanzado esta nueva versión europea de ‘Standing At The Edge Of The World‘  que viene acompañada de un LP en vinilo con una edición limitada de 250 copias.

Standing At The Edge Of The WorldDEATH BELLS Standing At The Edge Of The World (AV!055)_preview

 

Vandal Moon y el éxtasis de ‘Wild Insane’

377618

[Por Beto Sigala]

Es un inverosímil momento para los artistas norteamericanos dedicados a las vertientes contemporáneas de lo que nos empeñamos a nombrar como Post Punk. En medio de la explosión de actos como Drab Majesty, Chelsea Wolfe, Survive, King Dude, Cold Showers o los Ritual Howls, otro que levanta la voz con el estertor de su música es Vandal Moon (Blake Voss, Jeremy Einsiedler), que sin duda con su nuevo disco Wild Insane ha escalado un peldaño grande en una escena que es rica y propositiva en ese lado del continente americano.

La esencia de este artista es el synthpop con un fuerte arraigo a lo más sobresaliente de este género en sus albores, sin embargo, aunque la música de Vandal Moon revisita el pasado, tiene además la capacidad propia de ser alucinante en sus alcances retro futuristas. También hay mucho del darkwave y el pop se equilibra con el goth sin que haya bordes bien limitados. A veces Wild Insane es muy melódico, tal como recordamos a aquella década del neón y los Delorean, pero en el resumen de todos sus tracks, el disco es un éxtasis de claroscuros que al final resultan como nuestro presente; nostálgico, de progresión, de renovación, de profunda sordidez, pero también de redención. Y la música de este proyecto californiano suena a una redención que me recuerda en varios de sus ejercicios a Disintegration (el hijo pródigo del amasiato entre el pop y el goth), que bien podría ser un apéndice del gran movimiento del Post Punk en la parte final de los ochenta.

No es una desdicha sonar así, sobre todo cuando muchos han seguido los pasos de Cure, Depeche, Human League o Gary Numan sin realmente hacer música trascendente, y créanme que esto, aunque está bien ubicado en sus influencias, es refrescante como una ráfaga en el frío invierno de una humanidad que palidece.

Los discursos del Wild Insane de  Vandal Moon son en su mayoría sobre como nos abruma la tecnología y el incesante bombardeo mediático. De hecho el primer corte del disco ‘Baby Sounds’ explica muy bien lo retorcido de nuestro mundo; es la manera precisa de iniciar la distopia. ‘Computer Love’, expresa, por ejemplo esa necesidad de ser amado a través de la pantalla de un móvil, con una soledad ex profeso y siempre oprimido por el mundo virtual, al ritmo de un synthwave por de más elegante.

‘Wild Insane’ es el track que da nombre al álbum y es precisamente uno de los tracks que me transportan a Clan Of Xymox, a Robert Smith, o a The Tube Army, pero en un umbral distinto, que inevitablemente también suena solamente a Vandal Moon y le da una banda sonora al negro porvenir que tenemos, a la locura colectiva a la que hemos llegado.

‘The Bomb’, ya lo he escuchado tantas veces, que ahora me suena tan familiar, tan propio. Quizás esta colaboración con vverevvolf sea la parte más pop del fonograma que hace muy buen juego con ‘Boy Drinks’, un ejercicio más bailable que cuenta con la aportación en la parte vocal de Nicollette Vaughn y creo que sin ser un mal track, es la parte más floja del álbum.

‘Nevermore’ es la gema de este disco, una estremecedora canción instrumental de mucha profundidad. Para mi es de esos tracks que se pueden reproducir en loop hasta el cansancio y nos llevan hasta una conclusión armoniosa e introspectiva con los tracks ‘Crying on the Dancefloor’ y ‘The Light’; dos temas que alimentan la emancipación del alma.

Es muy probable que Wild Insane sea el disco que han esperado por mucho tiempo, es muy probable también que después de esto tengan un idilio con este artista si no es que ya lo tienen. Yo ya me declaro atónito y Vandal Moon es una pieza fundamental en mi banda sonora de los últimos días. Sé, siento esa vibra de que la música de Vandal Moon, será muy importante para mucha gente en el mundo.

430857-e1524515514849.jpg

La banda rusa Utro se presentará en Guadalajara

12376513_1172991156062996_3290766740513658556_n

UTRO (YTPO) es el proyecto alterno de Vladislav Parshin de la banda rusa de Post Punk Motorama. Esta banda aunque comparte muchos de los intereses de Motorama, desde su formación en 2010 ha sido conocida y loada por su capacidad de experimentar con sonidos minimalsitas, atmósferas ruidosas y letras relacionadas con los dilemas de la vida de los seres humanos, además de las búsquedas espirituales.

Aunque UTRO conserva mucho de la raíz del sonido de las bandas de post punk europeo, se ha desmarcado de los intereses melódicos y cadenciosos de Motorama, incluso su lírica es ferrea y sólo recurre a su lengua natal sin que esto haya impedido que actualmente siga generando cierto culto en los circuitos underground de Europa Y ahora con presencia en América.

UTRO estará presentándose en Guadalajara el próximo miércoles 25 de abril en el C3 Roof Top. Es una oportunidad dorada para apreciar el sonido tan especial de esta banda rusa en directo.

25 de abril C3 Roof Top

Preventa: $200
Día del evento: $250

 

Dead Can Dance trabaja en un nuevo material discográfico

dcd

La última vez que Dead Can Dance lanzó su último disco de estudio, era 2012 y también era un mundo menos convulso que la versión de 2018. Ahora, Lisa Gerrard forma parte del colectivo de músicos virtuosos de Hans Zimmer, pero eso no la ha alejado creativamente y en su totalidad con las raíces del proyecto que la hizo una cantante estelar.

En un twitt del compositor Brendan Perry del pasado 21 de abril, se dio a conocer el virtual regreso de Dead Can Dance con un material inédito que está siendo masterizado en el mítico estudio Abbey Road de Londres.

Oficialmente este será el noveno álbum de estudio de la banda que a la vez le da continuidad a ‘Anastasis’ de 2012 y que también es un motivo de celebración para los seguidores de este proyecto, dadas las condiciones en que han trabajado tanto Gerrard y Perry en los últimos lustros, con sus abismos creativos y después de la incertidumbre que provocó la venta del Quivvy Church Studio de Brendan Perry.

No hay todavía ninguna fecha que involucre a Dead Can Dance en concierto, pero la salida de este nuevo material, despierta la enorme suspicacia sobre su regreso a los escenarios. Mientras eso sucece, Perry continuará con No Land y Gerrard seguirá aportando su voz con World of Hans Zimmer.

El ‘Amor/Noir’ de Strvngers

30712620_1524819574295160_7378943321370001408_o.jpg

Si aún no ha llegado hasta ustedes la música de Strvngers, este es un buen momento para hacerlo. La banda conformada por Maria Joaquin y  Kyle Craig, es uno de los proyectos fuertes del post punk hecho en Canadá y que tiene más inclinación por la música bailable, pero sin descuidar las líneas oscuras en su estilo.

Nostalgia es un tema de 2016 contenido en su álbum Sonic Erotica, el cual les abrió muchas puertas en América del Norte; ese disco en especial se ha convertido con el tiempo en un trabajo de culto.

El día de hoy fue prelanzado el nuevo material titulado Amor/Noir  que por ahora puede ser escuchado a través de Revolver,  pero tambié puede ordenarse de manera exclusiva por medio de la plataforma Souncloud. El primer sencillo de esta nueva propducción Strvngers fue lanzado el pasado 23 de marzo y es un prueba del potencial y el estilo que ha desarrollado el dueto durante su carrera.

En palabras de Maria Joaquin y  Kyle Craig, el disco ronda las fuertes emociones, los lugares oscuros del alma, pero además ha significado confrontar serios demonios como las adicciones y la pérdida de seres queridos. Fue tanta la emoción vertida en el proceso de grabación que sintieron que dejaron alma y corazón en la realización de los 13 tracks de su Amor/Noir