Reseña: Foie Gras y su alucinante ‘Holy Hell’

[Beto Sigala]

Blake Vos de Vandal Moon es mi amigo, pero él no lo sabe. Aún así, le agradezco porque su actividad en twitter me ha permitido llegar a buenos proyectos musicales del norte de California. Así como si hubiese llegado muy tarde a una buena fiesta, pero también como algo místico y fortuito, llegué recién -dicen que nunca es tarde- a la música de Foie Gras, su nuevo álbum ‘Holy Hell’ me estaba llamando desde algún lugar desquiciado de Frisco. Ahora sé quién es ella, por lo menos lo que muestra en su lado artístico y noto que en cada entrega muestra los distintos rostros que le dan a su música vibraciones de intensidad y misterio.

Foie Gras es una artista originaria del área de la bahía en norte de California que existe musicalmente desde 2013, año en que decidió tomar sus influencias musicales (Brian Eno, Patsy Cline, Velvet Underground) y arrojarlas a su imaginario para encender una hoguera propia en la que el combustible es música drone, que a veces suena a Americana’ y en ocasiones se acerca más a un trance oscuro con un fuerte arraigo en los acordes reverberantes. En 2019, Foie Gras regresa con un ímpetu que no olvida la distorsión y crea hermosos y desgarradores paisajes poéticos en su lírica. Hay mucho de poesía maldita que se entrevera con un sentimiento “cool” que produce frases pronunciadas de manera lánguida, sensual, con un dejo de desinterés por lo que sea que opinen los demás y retórica que inicia y termina en puntos de vista relacionados con filosofía ligera. Holy Hell de 2019 combina un aire sintético ala coldwave con doom y mucho del estilo drone que esta artista ha promovido a lo largo de su discografía.

Holy Hell – Foie Gras – 2019

HOLY-HELL_Sample1sm.jpg

En fin, en Holy Hell, Foie Gras sin hacer un rescate al moribundo arte de los riffs, sí resalta la capacidad que sigue teniendo la guitarra para crear atmósferas que golpean los sentidos para alejarse del lucimiento de los requintos y funcionar más como vibratos terroríficos que inducen a paisajes fatídicos. Holy Hell es distinto a otras entregas de Foei, por su desliz con los sintetizadores; así, el disco abre con una infusión de synthwave en ‘Psychic Sobriety‘, con una delirante melodía llena de ritmo y un coro que todos recordarán a la primera escucha. ‘God Lived As a Devil Dog’ es un pasaje sintético y frío que nos recuerda de manera visceral que el amor es un perro infernal.

Y luego llega ‘Sysyphus’ para poner del dedo en la yaga que el amor mundano es como un círculo vicioso que siempre llega al mismo punto para comenzar de nuevo. La música de este track es un aquelarre de sonidos que se mezclan para atacar a los oídos. ‘Red Moon’ va por la línea del drone y Foie Gras se muestra en un paisaje boscoso en la que expone sus entrañas con un ritual de distorsión; es una canción tan quieta como intensa -del tipo de intensidad emocional que roba el aliento-. ‘Hate Fantasy’ tiene un ambiente frenético que anda por los caminos del rock industrial, y una guitarra que se retuerce a razón deun rezo, una invitación demoniaca. En el final ‘Latex Sun’ hace un orgulloso experimento cercano al dream pop de una manera muy introspectiva y más personal, como una carta de amor frustrado.

Muchos de los que escribimos de música tenemos actitudes snobs y constantemente caemos en el lugar común de desmenuzar la música que nos agrada como si fuese un acontecimiento cósmico. Tantas veces, sobre todo en el último año y medio, he descubierto nueva música y me he referido a esta como algo hermoso que quizás los que me lean piensen que soy un exagerado. Con “Holy Hell” he tenido un buen momento, minutos muy disfrutables, y cayendo en el cliché, diré que es de las pocas cosas chingonas que me han sucedido en 2019 cuando me alejo de mi vida de oficina para dedicarme a escuchar discos, mientras muchas cosas importantes se disipan en una nube de olvidos. La música de Foie Gras tiene capacidad cambiante, pero en cierta forma la rige la parte emocional, la manera en que ella transmite la desgracia de las relaciones humanas de una manera sensible, pero haciendo notar que al final no importa tanto y las lágrimas no se notan cuando portas gafas oscuras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.