Reseña: ‘Perspectives’ de Antipole

[Beto Sigala]

“Antipole ha reunido músicos dedicados al postpunk de escenas cercanas a Noruega y otros proyectos afines, para hacer un disco con una propuesta bien compactada”.

Noruega, el frío que recorre el alma, el aislamiento invernal y también los reductos de una cultura guerrera y resiliente que ha dominado los gélidos terrenos nevados, ha dado un garbanzo de a libra para el cosmos del postpunk revival del esta década. Se trata de Antipole, un acto de un material grueso que hacen figuras fantásticas con los mesurados acordes de sus canciones y que crean un mundo de música helada mas nunca pasmosa.

Antipole ha resistido desde el 2014, año de sus primeros lanzamientos, hasta llegar a su consolidación sonora con ‘Getting Frequent Now’, un álbum con muchos motivos para ser trascendente y que en todo momento encuentra el término medio entre música melancólica, postpunk y coldwave y estribillos que los afilian con el new wave de los ochenta. Hay un rasgo en la música de Antipole que los hace destacar de otros proyectos del mismo espectro; el primero es la voz de Eirene,una cantante británica que le dan tintes dramáticos y le aporta una presencia de vigor histriónico y profundidad a la música que compone Karl Morten; el otro elemento es la forma con la que Antipole ha estrechado lazos con el productor Paris Alexander. Esta alianza ha provocado muy buen música de estudio, con amplitud sónica, tracks producidos con filigrana y sobre todo música que permea el cerebro con formas abstractas sobre los lados oscuros de los pensamientos.

Recién en noviembre de 2018 llegó el último lanzamiento de esta banda bajo el nombre de ‘Perspectives’, aunque para entender este disco, bien valdría la pena revisitar su discografía anterior y darse cuenta que con esta nueva entrega compuesta de 13 cabalísticos tracks, han logrado despertar una buena forma de darle nueva vitalidad a sus canciones.Y no es que sus canciones precisaran un nuevo abordaje, sino que su enfoque renovado las hace aún más agradables, algunas de ellas más enfocadas a los parlantes de un club nocturno, y otras para escucharse con la máxima fidelidad posible. Es una música rica, que no le regatea nada a otros proyectos muy reconocidos del coldwave actual.

“Todos los remixes fueron hechos durante 2018. Yo y Paris Alexander hemos remezclado a muchos de nuestros artistas favoritos -como Hante, IAMTHESHADOW, In Letter Form, Agent Side Grinder, Geometric Vision y más. Y muchos de nuestros artistas y amigos fueron suficientes para hacer los remixes de nuestras canciones. El álbum de remixes (Perspectives) no fue planeado desde el inicio, pero luego de 4 o 4 canciones tuve la idea de poner todos los remixes juntos en forma de un LP. El primer remix (October Novel de IAMTHESHADOW) fue hechoe en enero de 2018. En general creo que todos los remixes contribuyen algo a las versiones originales”, nos explica Karl Morten el líder de este proyecto.

a4189751597_10.jpg

El álbum abre con un alud gracias al tema “Closer”, y la manifestación de Ash Code, que le dan a la nueva versión un impulso atómico y más decibeles. En el tercer episodio, aparece Agent Side Grinder, la banda sueca,para revolucionar el imaginario de Antipole y darle un toque más dark electro a la canción “Shadow Lover”;un tema gigante que combia emoción y sencillez. El track “October Novel” en su versión original es una canción seca, pero muy efectiva, que en su nuevo tratamiento y la colaboración de IAMTHESHADOW llega a lugares más cavernosos de las emociones. La nueva cara de “Narcisus” es más propicia para el club, más nocturna y con beats más efectivos; el mismo efecto se logra con “Someday 45 y “Part Deux” que transitan la misma línea bailable.

Kiss of the Whip es un proyecto de Philadelphia comandado por el productor Tristan Victor, un artista dedicado a los sintetizadores analógicos y las cajas de ritmo que se enfoca a un synthwave de color oscuro y beats afines a la onda industrial, es por eso que su aporte en el track “Summer Never Ends” provoca un ambiente tan tétrico como bailable; darkwave de cepa, turbio y disfrutable. En la parte final del álbum, se reservaron la nueva versión de “Distant Fall, y tanto el proyecto de dark electro One Man Standing, como Paris Alexander han transformado la canción para darle aires más épicos.

Antipole ha reunido músicos dedicados al postpunk de escenas cercanas a Noruega y otros proyectos afines, para hacer un disco con una propuesta bien compactada. No siempre los ejercicios de reversionar funcionan de buena manera, pero en este caso, una música que por sí sola llegaba a buenos lugares en el ‘Northern Flux’ – publicado bajo el auspicio del sello hispano-francés ‘Unknown Pleasures Records’- con sus nuevos antifaces en ‘Perspectives’, toma cualidades más trascendentes. El disco es un duelo entre el pasado cercano de Antipole y el gusto por intervenir su propia obra con una práctica que es desde hace mucho, una forma en que los artistas tienden lazos entre ellos y fortalecen su riqueza musical. Antipole es una acto reciente que da gusto conocer o volver a escuchar, cualquiera que sea el caso.

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .