[@betosigala]

“Queríamos que se hablara de La bande no por su analogía con otra banda europea, sino por su propia propuesta, y eso siempre es un arriesgue”.

Coger la vida con ambos brazos, el sueño profundo de la muerte, la embriaguez en una juerga de magia e improperios, transgredir a la existencia con poesía que surja de un rincón atormentado del alma y hacer música con címbalos celebrando la oscuridad en un momento crepuscular. La Bande-Son Imaginaire tiene el aire de la tierra mística; su música es un sepulcro florido y un paseo por lo sombrío mientras los beats recorren el cuerpo. Este cautivador proyecto es unos de los sucesos más inverosímiles de las escena oscura de México, que ha encontrado la maduración en su LP “Mezcal a pleno vuelo”. Esta banda me compartió con lujo de detalle su intensidad, sus motivaciones, el mundo literario que los alimenta, parte de su visión de la música de hoy y la parafernalia metafísica que los acompaña en su imaginario.

30443461_840815616105283_3421390683381054950_n

Para mi “Mezcal a Pleno Vuelo” fue una bocanada de aire fresco en la música underground de nuestro país ¿Cuál pueden decir que fue la mayor inspiración para componer el disco, qué leían, qué escuchaban?

Es un álbum sincrético en el que se conjugan el imaginario oaxaqueño: como el nahualismo, los enteógenos, el día de muertos, el mezcal; la fracasada realidad del país y su violencia, muerte, horror y crisis; la electrónica francesa y sus “elegantes” beats; pasando por la poesía latinoamericana de Huidobro, Girondo, Villaurrutia; y el cine subversivo. Es un collage siniestro de estampas oscuras repletas de símbolos.
Para nosotros es una satisfacción saber que el álbum ha tenido buenas críticas y aceptación. En general queríamos producir un disco mítico. Sí, teníamos esa ambición legítima y en función de eso le metimos mucho ímpetu. Queríamos sonar como nosotros mismos, transferir nuestros demonios internos a la música. Queríamos que se hablara de La bande no por su analogía con otra banda europea, sino por su propia propuesta, y eso siempre es un arriesgue, por que hay quien nos ha dicho, por ejemplo, que deberíamos sonar más como tal o cual banda, y en realidad eso no nos interesa.
“Mezcal a pleno vuelo” es un material alquímico donde hemos depositado nuestro espíritu, y dónde se materializa la voluntad de hacer un producto al margen de los sistemas y canales oficiales.

¿Se puede hablar de prejuicios hacia una banda que es del interior de la república, o eso es cosa del pasado ¿Cómo se recibe la música de su banda en cualquier lugar de México en el que toquen?

Los prejuicios son una realidad que nos aqueja a todos los mexicanos, no está demás decir que cuándo recién empezábamos el proyecto y tocábamos fuera del estado nos miraban absortos con la incredulidad de que fuéramos oaxaqueños. Eso ha ido cambiando con la gente que ya nos sigue, han asimilado que venimos del sur. Hay quien piensa que la etiqueta Oaxaca nos las pusimos por marketing, pero lo cierto es que estamos verdaderamente hechos de tlayudas, quesillo y mezcal; no somos avecindados, nacimos en esa una ciudad cosmopolita como Oaxaca.
También es quizá verdad que nunca se había hablado tanto de una banda de electrónica oscura que viniera del sur, por lo general se impone el norte y centro del país, se piensa que Oaxaca es un pueblo, y de cierta manera lo es, y qué bueno. Somos pueblerinos con mucho gusto. Por suerte hemos tenido buena aceptación por parte de muchos públicos en el país, muchos de la escena oscura y otros completamente ajenos.
Vivimos en una sociedad profundamente perturbada por el racismo y nos toca cambiar eso, nos toca aportar un grano de arena.

¿Cómo han hecho para equilibrar su estilo, que tiene elementos que son muy artísticos y retóricos, pero sin perder su veta bailable y que puede conectar con cualquier espectador? ¿Cómo hacen para que su mensaje sea tan profundo como asequible?

Pues en realidad muy pocas vences pensamos en equilibrar las cosas, simplemente en el proceso creativo aparecen las ideas, y si las cosas no funcionan para nuestro gusto, las desechamos. En realidad es eso, componemos una pieza y luego vemos si nos gusta o no, o si nos produce imágenes para un video. Las cosas se basan en el gusto, pero claro, hay un trabajo posterior muy arduo de masterización, a veces hacemos una maqueta que se queda ahí casi un año y no la recuperamos hasta después, cuando nuestros oídos andan frescos.
También es importante decir que no sólo escuchamos música oscura, eso produciría un efecto delay en nuestras canciones, lo que hacemos es nutrirnos de muchos géneros para engendrar monstruos, frankesteins.

“Yo Cometa” es una canción brutal, muy buena. El tema de la canción es además muy complejo. ¿Cómo surgió esta canción y después como hicieron para conceptualizar su videoclip?

Pues de alguna u otra manera siempre hemos estado interesados en el suicidio y la muerte, jaja, tanto en términos artísticos como fenomenológicos. Por ejemplo nos influenciaron esos libros de “El asesinato considerado como una de las bellas artes” de Thomas de Quincey y el de “Estética y erotismo de la pena de muerte” de Rafael Cansinos Assens. Libros que abordan la muerte desde una perspectiva estética y que para los espíritus oscuros son motivo de ensoñaciones. No queríamos quedarnos con las ganas de retratar el aspecto bello del suicidio desde nuestra óptica y emprendimos una aventura arriesgada: una estructura limpia, un coro acompañado de voz femenina (el de Céline Demol), un poema, y una pieza cinematográfica con muchos colores en contraposición a la idea de cómo debe ser una imagen dark. Ser oscuros sin tanto cliché de lo que es oscuro, ser suicidas sin tanto tabú a lo que es el suicidio.
También está la influencia del cineasta Abel Ferrara y su peli “The addiction”, un filme de vampiros adictos a la sangre como si fuera heroína en una sociedad moderna. En “Yo cometa” los personajes que se sirven de un suicida no son necesariamente vampiros, son gente común y corriente en un festín de sangre; al diablo con el cliché vampírico, al final es una escena que bien podría estar sucediendo en una logia retorcida en la Sierra Norte o en un bar a puerta cerrada los domingos.
Normalmente en cada video buscamos una propuesta cinematográfica, como en “Cabaret”, que no queríamos abordar el duro tema, que nos duele, de los feminicidios con clichés sobre la violencia, optamos en su lugar por metáforas del cine expresionista. O en “Magnétique” que trata de la brujería, pero no la del hierbero, sino la del neochaman: el músico electrónico.

¿Hasta ahora han cuidado mucho la parte visual de su proyecto y eso el algo que sobresale de esta banda ¿Tienen pensados más videoclips?

Sin duda, vamos por más. Ya estamos planeando lo que ha de venir, pero andamos con la paciencia del tigre: trabajando con calma y esperando el momento apropiado para dar el zarpazo. Por lo pronto andamos reservando y trabajando en una sorpresa para enero de 2019. Lanzaremos un tema en el que confiamos, pero hay que empezar el proceso de producción audiovisual desde ahora, porque hacemos las cosas de manera muy casera, y para lograr resultados profesionales requerimos una larga planificación. Pasamos mucho tiempo de nuestras vidas metiéndole energía a este proyecto. Lástima que no podemos vivir de él.

¿Cómo perciben a la escena oscura/alternativa de nuestro país, creen que se ha favorecido de las nuevas tecnologías, creen que goza de buena salud, en su caso cómo viven esta era de posibilidades y que a la vez es más frívola?

Hay muchas buenas propuestas por aquí y por allá, todos buscándose un nicho, pero también hay muchas bandas imitando tal cual el sonido de otras bandas. El escenario es variopinto. La escena de CDMX anda bastante dividida, nosotros no lo habíamos notado hasta que empezamos a tocar en la zona y nos dimos cuenta que hay promotores que literalmente odian a otros promotores por X o Y motivo. Es una lástima porque eso va en contra del desarrollo y profesionalización de la escena. En ese sentido tratamos de llevarla bien con todos, y en ese sentido es bueno estar lejos de la CDMX porque nos metemos al estudio a trabajar y no tenemos que perder tiempo valioso en embrollos personales. Para nosotros lo más importante es trabajar en la propuesta y moverla en redes.
Sin duda nada sería posible sin la tecnología de hoy. Hace años si no ibas a tocar a ciudad de México en foros establecidos y de renombre, no tenías posibilidades de mover tu música, o tenías que relacionarte con gente bien parada en la escena, a modo de patriarcados (típico mal que aqueja a la sociedad mexicana en todos sus niveles). Hoy es posible la autonomía, los patriarcados no son necesarios, las figuras influyentes de la escena ya no son un punto de inflexión; hoy es posible ser más libres y mover proyectos desde cualquier lugar donde tengas una conexión a internet. Eso es la autonomía, la libertad sin depender enteramente de cotos de poder. Libertad para componer, grabar, crear, producir, hacer videos. Mientras más aprendes a hacer tú mismo las cosas, más autonomía tienes, esa una enseñanza de nuestros hermanos zapotecos, mixes y chinantecos serranos.
Con respecto a la frivolidad, es verdad que ahora los tiempos son vertiginosos y es muy fácil perderse en el escombro. Pero ese es el reto, sobresalir entre todo eso.

¿Se sienten parte de un movimiento, les agrada que los inserten con bandas similares, se fijan en lo que hacen otros músicos, o simplemente hacen lo suyo y ya?

Pues somos parte de la escena oscura, según nosotros. No sabemos hasta qué punto la banda dark nos considere parte de. Hay para quienes sonamos raro; algunas reseñas de cuando le abrimos a Hocico en El Plaza Condesa señalan que de principio el público no sabía qué estaba sucediendo, aunque nos fue muy bien. Y es que no se trata de repetir los mismos parámetros y esquemas de lo que ya muchísimas bandas tocaron. Por supuesto que nos hubiera encantado en otro momento sonar como The Sisters of Mercy, o cómo Cinema Strange, o cómo Hocico, pero esa música ya está hecha. She Past Away ya existe, para qué hacer otra banda igual. De alguna manera la pregunta afirma dos cosas: sí somos parte de la escena, pero estamos en lo nuestro. Y claro, estamos al tanto de los proyectos nacionales e internacionales emergentes.

Me imagino que “Mezcal a pleno vuelo” ha sido un proceso largo de principio a fin y que todavía le queda cuerda, pero ¿Hay música nueva en el tintero, en que se entretienen actualmente?

Pues trabajando en nuestras chambas normales, no hay de otra, sino aunque ya estemos muertos no comemos. No podemos encerrarnos en el estudio a producir de lleno porque financieramente no es posible, ojalá algún día podamos vivir de esto y rentar una cabaña en la sierra oaxaqueña para encerrarnos a componer.
Por otro lado sacar un álbum es siempre el anticipo a la culminación de un proceso y el comienzo de uno nuevo. Ya tenemos algunas maquetas de lo que será el primer sencillo de lo que viene y estamos trabajando en ello. Ya tenemos también el nombre de el álbum y en función de él andamos componiendo. También tenemos pensado un Tour Sierra Norte de Oaxaca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.