a1392811089_10.jpg

[Por Beto Sigala]

Canadá ha levantado la mano en el universo actual del darkwave. Proyectos como Strvngers o Markus Midnight y más recientemente Wire Spine, nos hacen pensar en la buena apropiación que han hecho los músicos de aquel país por la electrónica oscura.

Para mi, Wire Spine es el caso que más me produce fascinación desde que escuché las primeras versiones de los temas ‘Soylent’ (Con claras alusiones a la decadencia de la raza humana) y ‘Burn you’, un track del que hicieron un videoclip y que les ha dado acceso a mayores audiencias en América del Norte.

A finales de marzo vio la luz su primer esfuerzo plasmado en el  LP “Bury Me Here”  de  quince tracks en el que registran por fin el cúmulo de maduración creativa que ha tenido este proyecto desde su formación, hasta la materialización de este álbum plagado de momentos ásperos, de EBM old school y una electrónica audaz que siempre ronda por el espíritu del goth.

Robert Katerwol y Jesi Tekahionwake han escrito temas sobre lo inhabitables que se vuelven los parajes urbanos y la insoportable mente humana, pero también tiene ejercicios de sordidez que resultan en invitaciones a mover la cabeza con sus beats y la voz de Jesi, siempre tan lejana, siempre “cool” que llega a los oídos en cada track como un oscuro discurso sobre el silencio, la degradación y la indolencia.

Ahora ‘Soylent’ y ‘Burn you’ siguen siendo los gigantes del disco, pero van acompañados de otros temas segmentados mediante tracks instrumentales más cortos que le dan aún un aire más atmosférico a la colección total de temas incluidos en el álbum. ‘Silent Signals’ es un tema de amor pasional, sin los lugares comunes del amor pasional y ‘Naomi’ es un tema que suena a darkwave de la vieja escuela, como si Soft Cell se hubiese rendido finalmente al lado oscuro; su melodía es suave, pero a la vez es un gancho para la memoria. El disco cierra con ‘Hellraiser’ un digno homenaje al clásico de horror de los ochenta; es un tema de electro pop oscuro que acelera el pulso y se sobrelleva con los alaridos de Jesi.  Y en el acto final  aparece ‘Sacrifice’ con tintes más acelerados y una voz llena de echo que intensifica la sensación de los compases.

Wire Spine ha construido su carrera con pasos sólidos, certeros. Bury Me Here es un golpe de mazo sensorial. Tan lúcido y preciso como si fuesen veteranos con décadas en la música. Por eso esta banda ha encontrado en la escena de California un lugar para propagar sus semillas. Su música es emocionante y su acto en vivo ya ha deleitado a muchos en Norteamérica. Wire Spine es una fuerza incontenible en el mundo del darkwave.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s