Desde hace años ha ido tomando fuerza en la sociedad contemporánea, la idea de etiquetar el primer lunes posterior a todas la festividadades del fin de año como el “Blue Monday”, el día más triste del año.
Aunque el orígen de esta fecha tiene que ver con un estudio de mercado enfocado a estimular a la gente a cosumir viajes durante la temporada de vacas flacas, el término ha ido cobrando más fuerza en nuestra sociedad, porque en particular enero puede resultar el mes más complicado del calendario no sólo en cuestiones económicas, sino también en el ánimo de la gente.
El pesimismo se siente, en cuanto el godinez común debe retomar sus actividades laborales y cuando comienza la resaca de los tamales y las piñatas y cuando te llaman del banco para decirte que no te hagas el occiso con el pago de la tarjeta. El “Blue Monday”, es la fecha en que se especula que más baja la dopamina del cerebro (porque también en enero le bajamos al consumo de atole y buñuelos) y en la que el clima frío acentúa la falta de ánimo en esta parte del hemisferio.
En cuánto a la música, todos los que no somos millennials, sabemos que hay un clásico de New Order de 1983 que lleva por nombre Blue Monday. La canción fue compuesta mucho antes de que se acuñara el concepto de psicología social sobre el día más triste del año y fue bautizada así a partir de una ilustración de Kurt Vonnegut, en su libro, Desayuno de Campeones. La lírica por su parte, es retórica que salió de la pluma de Bernard Summer y si uno pone atención a su estructura, tiene que ver con un amor frustrado o una relación compleja entre padre e hijo. Algunos fanáticos han reforzado la idea que tiene que ver con el consumo de drogas y la cruda posterior al viaje, pero eso continúa siendo pura especulación. Para Summer, la canción es una máquina diseñada para hacer bailar, cuando suena en los clubes es poderosa, es como sentarse al lado de un motor de un barco.

Aún así, la idea del “Blue Monday” ha ido tomando fuerza en el mundo occidental y se refuerza con nuestro estilo de vida consumista y con nuestros hábitos laborales. La canción de New Order, no tiene que ver con el concepto, pero últimamente se ha adoptado como un himno para relatar ese preciso sentimiento de nostalgia que nos ocurre a la mayoría en este tiempo aciago.
La versión que grabó Orgy en 1998 de Blue Monday también es muy buena, de hecho a la larga fu su único éxito, pero yo me quedo con la original, para mi es una canción perfecta.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.